Fondos: acumulación VS distribución

Visto que en el chat de la comunidad han surgido varias dudas sobre qué fondos elegir, si bien de acumulación o distribución, he decidido crear esta entrada para explicar ambos tipos de fondos, ver sus ventajas y desventajas y que así tengas más claro cuales se adaptan mejor a tí.

INTRODUCCIÓN

En primer lugar, una de las dudas que surgen a la hora de invertir en fondos, es si elegir fondos de acumulación o fondos de distribución.

Los fondos de acumulación son aquellos que reinvierten los intereses o dividendos que pagan los activos que los componen. Por otra parte están los fondos de distribución o reparto, que son aquellos que deciden retribuir al inversor de forma periódica.

Visto las definición de cada tipo de fondo, vamos a analizarlos en mayor profundidad.

FONDOS DE ACUMULACIÓN

Como ya se dijo en la introducción, estos fondos reinvierten los dividendos o intereses generados por los activos que componen los fondos. Al reinvertirse los dividendos o intereses generados, estamos haciendo que el interés compuesto trabaje en nuestro favor, haciendo que nuestro capital aumente de forma exponencial. Este tipo de fondos suelen ser los más comunes y podremos encontrar más variedad.

Además, uno de los factores más importantes de este tipo de fondos, es que al reinvertir los dividendos o intereses y no cobrarlos en el momento, conseguimos un diferimiento fiscal que a largo plazo va a tener efectos muy positivos en nuestra cartera de inversión. Bajo mi punto de vista, esta es la principal ventaja frente a los fondos de distribución.

El efecto de la fiscalidad favorable de este tipo de fondos, voy a analizarlo más adelante mediante un ejemplo y una comparativa que haré frente a los fondos de distribución o reparto, para que se vea cómo la fiscalidad juega a favor de los primeros.

FONDOS DE DISTRIBUCIÓN

Los fondos de distribución o reparto, son los que reparten los dividendos o intereses de sus activos de forma periódica, marcando la gestora con qué frecuencia se reparten los beneficios.

Como es de imaginar, estos fondos nos generarán unas rentas periódicas que es su principal ventaja. Una vez recibida la renta, el inversor puede decidir a qué la va a destinar, siempre después de haber pagado los impuestos que suponen haber recibido dicha renta.

La principal ventaja de este tipo de fondos es que generan una renta periódica y su principal desventaja es el tratamiento fiscal que obliga a pagar los impuestos de cada renta que recibimos de estos fondos.

A continuación voy a mostrar un ejemplo para que se pueda ver de una forma visual la diferencia de rentabilidad entre unos fondos y otros.

EJEMPLO PRÁCTICO

Voy a exponer tres tipos de ejemplos simplificados a continuación para que queden patentes las diferencias de rentabilidad entre unos productos y otros, debido a su diferente fiscalidad. En todos los casos, los puntos de partida serán los mismos. Se hará una inversión de 100.000€ con 30 años, la rentabilidad bruta establecida será del 7% y se comenzará a percibir una renta con 60 años de 25.000€ netos al año. Para mayor simplicidad en los cálculos, en los fondos de distribución se tendrá en cuenta que la rentabilidad del 7% proviene íntegramente de los dividendos y los impuestos sobre los beneficios, tanto revalorización como dividendos son del 20%. La diferencia entre los casos será la estrategia empleada en cuanto a la elección de fondos de inversión:

  • Primer caso: invierte en fondos de acumulación y para percibir rentas, irá vendiendo participaciones de los fondos de acumulación que tiene.
  • Segundo caso: invierte en fondos de distribución y reinvierte los dividendos cobrados hasta los 60 años, cuando parte de los dividendos los destina a recibir rentas.
  • Tercer caso: invierte en fondos de acumulación hasta los 60 años, cuando los traspasa a fondos de distribución para percibir las rentas en forma de dividendos.
En primer lugar, vamos a calcular cuál sería el capital final a los 60 años en los tres casos. Se debe de tener en cuenta que hasta ese momento el caso 1 y caso 3 se comportarán de igual forma. Los resultados son lo siguientes:

A la vista de este cuadro, es muy notable la diferencia de rentabilidad entre ambos tipos de fondos. El hecho de tener que pagar impuestos cada vez que se reciben dividendos, penaliza fuertemente la rentabilidad a lago plazo de los fondos de distribución. Hasta este punto queda muy claro que salvo que vayamos a necesitar las rentas que proporcionan los fondos de distribución, son mucha mejor opción los de acumulación.

Por lo anteriormente expuesto, el caso dos lo descartamos como mejor opción para este tipo de estrategias, ahora veremos que sucede entre el caso 1 y el caso 3 a la hora de querer percibir una renta anual de 25.000€. Al comprobar esto, veremos si en caso de que nuestro objetivo sea percibir rentas, resulta mejor opción elegir fondos de acumulación y vender participaciones para obtener rentas o percibir directamente rentas de los fondos de distribución.

A la vista de las dos simulaciones, es más rentable el caso 1 en el que se venden participaciones de fondos de acumulación en vez de percibir dividendos de los fondos de distribución. Esto se debe a que en el Caso 1, al vender las participaciones, pagaremos un 20% de impuestos sobre las plusvalías y no sobre el total, cosa que si sucede a la hora de recibir dividendos de los fondos de acumulación.

Por esto en el año 61, para recibir una renta de 25.000€ en el caso 1 necesitaremos retirar 30.219€ mientras que en el caso 2 necesitaremos retirar 31.250€.

CONCLUSIONES

Como se ha visto en el artículo, los fondos de acumulación son aquellos que reinvierten sus dividendos e intereses y los fondos de distribución o reparto son los que reparten en forma de renta los dividendos e intereses de sus activos.

Como se ha demostrado a lo largo del artículo, especialmente mediante el ejemplo práctico, los fondos de acumulación son más rentables tanto si nuestro objetivo es ahorrar a largo plazo, como si lo que se pretende es obtener una renta periódica. En el caso de reinvertir a largo plazo es obvio que los de acumulación son más rentables ya que evitamos pagar impuestos mientras que con los de distribución, cada vez que recibamos una renta, tendremos que pagar impuestos por ello y la cantidad a reinvertir será menor que en los fondos de acumulación. Este efecto, a largo plazo crea grandes diferencias como se ha visto en la tabla comparativa.

En el supuesto de que lo que se pretenda es recibir rentas periódicas, también resulta más rentable invertir en fondos de acumulación e ir vendiendo participaciones para percibir dicha renta. Esto se debe a que al recibir una cantidad de dinero vendiendo aportaciones, se pagará el porcentaje correspondiente pero solo sobre la parte que sean beneficios, no pagando impuesto por el principal, mientras que en los fondos de distribución cuando recibimos una renta, el 100% se considera beneficio a efectos fiscales.

Únete a nuestra comunidad en el canal de telegram para conocer más.

 

El contenido de club de inversión y ahorro se provee solo como información general y no debería ser tomado como consejo de inversión. Todo el contenido del sitio, incluido, pero no limitado a: comentarios de foro del autor u otros usuarios, artículos y gráficos, consejos, y todo lo demás que se puede encontrar en este sitio, no debe ser interpretado como recomendación de comprar o vender cualquier activo financiero o de participar en cualquier actividad de trading o estrategia de inversión. El autor puede o no tener posiciones en cualquier compañía o anunciantes que aparezcan o se analicen en el sitio. Cualquier acción que tomes como resultado de información, análisis, o consejo en este sitio es responsabilidad última tuya. Consulta a tu asesor financiero antes de tomar cualquier decisión de inversión.